II Seminario Internacional de reflexión y análisis Anselm Jappe


PUNTO DE VISTA Y PROPUESTA

A partir de los años 1970, la “tercera revolución industrial”, la de microelectrónica, torno “supérfluo” el trabajo en tales proporciones que ningún mecanismo de compensación fue mas suficiente.

Desde entonces, el sistema mercantil sobrevive esencialmente gracias al “capital fictício”: El dinero que no es el resultado de una creación de valor obtenida a través del empleo productivo de la fuerza de trabajo, que es creado por la especulación el crédito, cuya única base son los lucros futuros todavía por se realizar (mas en proporciones gigantescas, portanto, imposible de realizarse).

Ver la entrada original

Anuncios