Reinhard Seifert. Respuesta al Comunicado de Ciudadanos por el Cambio del día 26 de mayo


 Reinhard Seifert

Reinhard Seifert

por Reinhard Seifert

El agua es el bien común por excelencia,  por lo tanto su protección a futuro  no es negociable.

Compañeras(os) del Colectivo Ciudadanas(os) por el Cambio (CxC).

Saludos a toda(o) s. Yo espero que alguna vez dentro del colectivo CxC haya una discusión técnico- científica, en la cual podamos producir lo necesario para cualquier propuesta o decisión política relacionado con temas mineros. Fiel al adagio popular: “No hay que poner la carreta delante de los caballos”.

Observo varios vacíos y/o contradicciones en el último comunicado aparecido públicamente el día 26 de mayo, por lo que podría causar confusión en el lector.

1) En el punto uno se menciona salvar dos de cuatro lagunas (agua dulce) y en el punto siete se habla del uso de agua del mar (agua salada). En primer lugar, minas Conga se sitúa en la cabecera de varias cuencas, por lo tanto es todo un ecosistema interconectado entre aguas superficiales y subterráneas que no solamente afecta o destruye dos lagunas sino más o menos ochenta lagunas plenamente identificadas. En segundo lugar, si se toca una sola laguna esto tiene su repercusión inmediata en todo el ecosistema (cuenca media y baja), más aún con los enormes tajos abiertos y profundos que plantean construir. En tercer lugar, el concepto científico de la intangibilidad (punto uno) corresponde al conjunto de las lagunas y no a unas cuantas. Dentro de esta afirmación cualquier alteración en el flujo normal del agua (esta es la historia nefasta y conocida de Yanacocha) hará perjuicios irrecuperables.

El agua es el bien común por excelencia, por lo tanto su protección a futuro no es negociable.

Pienso que primero hay que tener claro que es lo que se hace con la tecnología minera existente, luego estudiar científicamente su historia fallida hasta ahora, después confrontar(contra la propaganda oficial que solo divulga impactos inocuas) las pruebas existentes(hay muchas) de la contaminación en curso (calidad del agua) y el efecto que produce la destrucción de las fuentes de agua (lagunas, manantiales, napa freática, entre otras) que ha empleado Newmont Mining Corporation(Yanacocha) durante los casi últimos 20 años -no los 18 años- para luego tomar la decisión acertada de seguir o no con esta tecnología. Debemos de tomar muy en cuenta esto, sino el comunicado no es coherente. Y parece más confuso o zigzagueante.

2) Se mezcla permanentemente la parte social (rechazo al paro indefinido, proclamado por el pueblo de Cajamarca) con la parte política (toma de decisiones del gobierno central) y de alguna manera el comunicado deja entender que poniéndose de acuerdo en una mesa de diálogo se puede dar “luz verde” a minas Conga. No es así y no es tan fácil. En Cajamarca no ha habido una historia aceptada y exitosa de un funcionamiento real de una mesa de diálogo (la primera fue instalada en 1993), a esto hay que agregar que los actuales niveles de corrupción rampante y la natural e histórica desconfianza de los pobladores hacia el Estado peruano, hacia la empresa minera Yanacocha (cuando en el pasado se tomó una decisión como por ejemplo resolver un conflicto) dificultan cualquier proceso de diálogo. Esta situación no cambiará fácilmente ahora con la instalación de una sola mesa de diálogo, excluyendo de esta forma al movimiento social.

3) Supongamos que se instale una o varias mesas de diálogo, pero quedará pendiente poner en práctica un buen sistema de monitoreo y fiscalización de las aguas, lo que hasta la fecha tampoco se ha logrado ni es que es algo que lo tenemos a la vista. Hasta hoy ni siquiera existe un laboratorio para el análisis de las aguas. Este fue un planteamiento que comenzó a circular en Cajamarca desde el inicio de las operaciones de Yanacocha.

4) Lo que plantea el comunicado no es tan nuevo y más bien aparece como un sostén implícito de las decisiones ya tomadas por el gobierno central actual. No creo que los ciudadanos que lo lean lo acepten tan fácilmente. Un comunicado tiene que reflejar tanto alternativas de propuestas como basándose más en la realidad palpable -en este caso- de Cajamarca.

5) Sí, estoy de acuerdo en que hay que buscar un modelo alternativo de desarrollo. Esto sucede necesariamente luego de discutir y difundir las alternativas sector por sector, grupo por grupo y no perder de vista el “bosque” donde están todos los “árboles”. Se requiere una claridad y firmeza (una visión a largo plazo) –sobre todo- que es lo que se pretende y que se hace con las decisiones tomadas –muchas veces nocivas- del centralismo limeño. En resumen, necesitamos políticas de Estado (alianzas estratégicas) compartidas por los sectores políticos y productivos que propugnan ciertos cambios.

Revivir a la vetusta “Izquierda Unida” no tiene sentido. Enviar a las “viejas glorias” (algunos dirigentes) a la “cancha” electoral encierra en sí mismo anticipadamente una derrota. Resucitar a un “muerto” se convierte en un “muerto viviente”. El resentimiento y el rencor son los peores consejeros dentro de la política. Vayamos a la historia política donde abundan en demasía muchos ejemplos. ¿Se aprendió algo con Ollanta Humala?

La disputa con los extremistas (Saavedra con su grupo Patria Libre), Arana con su grupo Tierra y Libertad y Santos con su “nuevo” grupo (MAS) de Patria Roja no ayuda en esta forja o dirección de propuestas. A ellos no les interesa y tampoco tienen la capacidad de hacerlo. Están en “otra onda”. Tampoco veo que será posible la unidad con estos grupos. Juntarse con ellos es un suicidio político. Ya no se puede seguir mezclando “papas con camotes”.

CxC debe mejor actuar y andar solos y pensando en el escenario de las elecciones que se avecinan del 2014/2016 será la “prueba de fuego”. Para esto hay que proponer la formación de un partido, una mezcla de izquierda ambiental con izquierda socialdemócrata y realizar un deslinde claro con los demás grupos de izquierda. Difundir un ideario y programa en este sentido y abrir democráticamente los canales hacía los sectores populares, hasta hoy no presentes ni representados en el colectivo ésta es la urgente tarea. Tiene que haber una relación horizontal, de igual a igual. Sobre todo con las provincias del interior.

Finalizo con algunas ideas acerca de minas Conga o de las actividades extractivas. Si uno observa bien el debate actual acerca de minas Conga, éste se centra mucho en la parte ideológica( Perú, país minero) , en la parte religiosa ( primero la vida y la fe), en la parte política partidaria ( fuera la empresa transnacional), en la parte económica ( inversión privada, puestos de trabajo) , en la parte legal ( una nueva carta magna) y en el desarrollo de Cajamarca ( canon minero). Todos son supuestos y que no tienen nada que ver con la ciencia que es lo fundamental para resolver este conflicto.

Todas las discusiones son “ramas y hojas” del mismo árbol, pero que no van a las raíces, al “árbol de la vida” que es el agua , que lo alimenta y lo hace crecer ; por lo tanto es la tecnología minera, la que hace mucho daño irreversible. Antes de iniciar cualquier proyecto minero, la exposición -no confundir con opiniones pasajeras e interesadas -de las pruebas científicas en el tema del agua debe ser público y aceptado por las partes en conflicto, sino no se avanza. El uso del agua y su medición (volumen y calidad) es ciencia exacta, aquí no cabe la ficción ni las menores dudas.

Nosotros estamos por proteger y defender al “árbol y su tronco” bien enraizado.

Atentamente

 Reinhard Seifert

Cajamarca, 26 de mayo 2012