Keiko confiesa delito y embarra a Cipriani


por Guillermo Olivera Díaz
Abogado de profesión, con 40 años de ejercicio, 25 años de profesor universitario; post grado en las universidades de Roma y Cambridge; Juez instructor, autor de libros del campo penal; amén de otros cometidos de profesión.
godgod_1@hotmail.com
http://www.voltairenet.org/article170164.html

1. En el debate presidencial del domingo 29-5-2011, frente a la oportuna intervención expresa de Ollanta Humala, la candidata Keiko Fujimori, también de nacionalidad japonesa, aceptó haber intercedido, siendo Primera Dama de la Nación, para que su padre Alberto, hoy preso en DIROES, conceda el Derecho de Gracia o Indulto al procesado, por lo que fueron liberadas, las 2 hijas de Eudocio Martínez Torres, (a) “Olluquito”, los 3 estaban siendo procesados por Tráfico Ilícito de Drogas, a petición de monseñor Juan Luis Cipriani, el obispo de Chimbote Luis Bambarén y José Ugaz Sánchez Moreno, éste era el abogado del proceso penal por narcotráfico.

2. Por este escandaloso y delictivo asunto, en el mismo debate le precisó Ollanta a Keiko que actualmente estaba siendo investigada por una Fiscalía Provincial Penal de Lima por los delitos de Encubrimiento de Narcotráfico, Cohecho pasivo propio y Tráfico de Influencias.

La respuesta de Keiko fue elocuente, contundente y aceptó sin tiquis miquis: “Me enfrenté a Montesinos, que las extorsionaba y lo hice a pedido de Cipriani, Bambarén y José Ugaz”. Solo le faltó añadir cuánto recibió y también resta que confiese el opusdeísta monseñor. ¡Pregunta prensa independiente y de la otra!

Esta confesión sincera prueba que sí las favoreció en la obtención del derecho de gracia que firmó y concedió su padre entonces Presidente de la República el 1-3-2000, mediante Resolución Suprema N° 044-2000-JUS, pero no prueba que en efecto estaban siendo extorsionadas. ¿Compete a una Primera Dama gestionar la liberación de procesadas por tan grave delito?

3. Recuérdese que en otras declaraciones públicas la misma Keiko ha confesado que por ese “favor” o “flaco favor” recibió el bonito donativo de US$ 10,000 dólares que Ollanta de nuevo le espetó que esa plata, junto a otra grande robada por su padre al fisco, la debían devolver y que se niega porque dice que estos US$ 10 mil los recibió para ella. ¡Favores caros y en dólares!

¿Así se ayuda Keiko a mantener a sus 2 pequeñas hijas y al esposo estadounidense Mark que parasita como la orquídea, ya que es visto sin trabajar haciendo campaña electoral?

¡Que Dios y el pueblo los juzgue; éste con el voto del 5 de junio próximo!

http://www.voltairenet.org/article170164.html – 31-5-2011