>Crítica explícita del Presidente de la República Islámica de Irán al nuevo informe del director general del OIEA


>

Viernes, 10 de Septiembre de 2010 05:58

El presidente de la República Islámica de Irán, Mahmoud Ahmadineyad, criticó el nuevo informe del director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, Yukia Amano, sobre el programa nuclear iraní y consideró que algunos señalamientos contra Teherán carecen de valor jurídico. En una entrevista concedida al canal Nova de Holanda, Ahmadineyad denunció las presiones políticas de algunos Estados sobre el OIEA y dijo que esa entidad mundial no cumple exitosamente sus obligaciones.
El director general de la agencia presentó el pasado lunes su tercer informe acerca del programa nuclear de Irán a los 35 miembros de la Junta de Gobernadores.
El nuevo informe de Amano al igual que todos los informes anteriores emitidos durante los últimos siete años es una muestra de doble rasero.
Aunque Amano reconoce que el programa nuclear de Irán no se ha desviado hacia fines militares, pero critica la prohibición de la entrada de algunos inspectores en Irán y considera que Teherán no colabora con la agencia.
En ese mismo sentido, el presidente iraní precisó que Teherán ha respondido a todas las preguntas del OIEA.
Ahmadineyad recordó que la agencia nunca inspecciona las instalaciones de EE.UU que cuenta con miles de bombas atómicas y guarda silencio ante el desarrollo del arsenal nuclear de Israel.
En tales condiciones, el director general del OIEA en su informe declara que el enriquecimiento de uranio por Irán viola la resolución del Consejo de Seguridad, pero no toma en consideración el envío ilegal del caso iraní a dicha entidad.
El énfasis de Amano en el contenido de la injusta resolución antiiraní del Consejo de Seguridad pone de relieve la debilidad del OIEA.
A su vez, el representante de Irán ante el OIEA, Ali Asghar Soltanieh, criticó el informe de Yukia Amano y consideró que no responde a las normas jurídicas y técnicas.
Soltanieh denunció que el informe del director general del OIEA perjudica el prestigio de esa entidad que más que nunca se ha distanciado de su situación principal y no es capaz de cumplir sus funciones.